Conozca 5 tipos de impermeabilizantes para coberturas metálicas

Autor: Ing. Pedro Cardoso (Grupo Hard) • Fecha de la publicación: 6 de agosto de 2020

RR500ECO-APLICAÇÃO-TELHADO

Para garantizar la durabilidad de la cobertura metálica, es indispensable pensar en la impermeabilización de esta estructura. Pues, la veda actúa como una barrera especialmente contra el agua y contribuya en la prevención de problemas como la infiltración y corrosión. Por saber de la importancia del tema, en este artículo hablaremos sobre los diferentes tipos de impermeabilizantes para coberturas metálicas.

Una impermeabilización bien planificada corresponde de 1% a 3% del costo total de una obra, según disertación de Geovane Venturini Righi.  Pero, estos valores pueden ser hasta quince veces mayores cuando este servicio es realizado tras la ocurrencia de problemas en la edificación lista. Por ello, es importante analizar muy bien los productos disponibles en el mercado para escoger el mejor para su demanda.

Continúe a leer y vea las principales características de las mantas asfálticas a calor, sintética, PU, acrílica y MS Polymer®. ¡Buena lectura!

¿Cuál la importancia de la impermeabilización de coberturas metálicas?

Impermeabilizar es una técnica de aplicación de productos específicos a fin de aislar y proteger la edificación del pasaje indeseable principalmente del agua. Ella debe ser pensada tanto para áreas internas, como baños, cuanto para áreas externas, por ejemplo, fachadas y coberturas. Además de eso, los productos deben ser adecuados para los locales donde serán aplicados, pues un área expuesta a las intemperies exige materiales más resistentes.

Como dice el viejo dictado: es mejor prevenir que remediar. Eso se aplica también cuando el asunto es impermeabilización. Pues, un sellado bien planificado, ejecutado correctamente y con los productos adecuados es más eficiente y económico. Una vez que la falta o su utilización incorrecta pueden comprometer la durabilidad de la edificación como un todo y causar perjuicios financieros y daños a la salud.

Una malo sellado está directamente conectado al aparecimiento de problemas como hongos y mohos, que son verdaderos villanos para quien sufre con asma, bronquitis o rinitis alérgica.  Esos microrganismos también pueden causar complicaciones aún más serias, como sinusitis fúngicas o hasta mismo neumonías fúngicas, dos cuadros con diagnóstico difícil y tratamiento complicado.

Goteras e infiltraciones también pueden ser causadas por una impermeabilización inadecuada. En una cobertura metálica, cuando el agua infiltra en la estructura, las tejas sufren rápidamente daños serios, lo que disminuye la vida útil del tejado. Por ejemplo, si esta cobertura pertenecer a una fábrica, una gotera puede estropear un equipo o ser el motivo de interdicción de un área. Todos esos problemas pueden ser evitados con una impermeabilización bien planificada y ejecutada. 

Diferencias entre impermeabilizantes rígidos y flexibles

Los impermeabilizantes se dividen en dos tipos: rígidos y flexibles. El primero abarca aquellos que utilizan materiales como mortero impermeable o polimérica. Este tipo de impermeabilizante es indicado para estructuras no sujetas a la hendidura a grandes deformaciones, pues él no soporta la movida de la estructura. Entonces, impermeabilizantes rígidos no son indicados para el sellado de una junta de fachada, por ejemplo, pero son adecuados para ambientes como pozos de ascensor, zócalos de paredes y piscinas en hormigón bajo el suelo.

Ya los impermeabilizantes flexibles, tienen una mayor capacidad de estiramiento. Por esta razón, son indicados para áreas con movidas o con gran exposición a las intemperies. Es decir, ambientes como placas de entrepisos y coberturas deben ser sellados con este tipo de impermeabilizante. Sin embargo, no deben ser aplicadas en áreas de la edificación sujetas a la presión negativa. Y, es justamente sobre este tipo que hablaremos a seguir.

5 tipos de impermeabilizantes para coberturas metálicas y sus diferencias

En el mercado, hay diversos tipos de impermeabilizantes para coberturas metálicas. En este artículo, iremos a hablar de los impermeabilizantes flexibles: manta asfáltica a calor, sintética, PU, acrílica y MS Polymer®.

  1. Manta asfáltica a calor

Manta asfáltica a calor, imagine la siguiente situación: usted va a impermeabilizar su cobertura y para aplicar el producto escogido es necesario subir al tejado con soplete y tanque cilindro de gas. Además de no ser práctico, el uso de materiales inflamables representa un riesgo al aplicador. Sin contar que es muy difícil dar el remate en los rincones. Este es justamente el principal problema de la manta asfáltica a calor: la aplicación extremamente complicada y mayor riesgo para quien aplica, exigiendo una mano de obra específica.

Manta asfáltica quente

Comercializada solamente en rollo, esta manta tiene un tiempo final de aplicación mayor, pues demanda el uso de un adhesivo primer para garantizar la adherencia. Además de eso, tiene baja flexibilidad, pero, entre tantos tipos de impermeabilizantes para coberturas metálicas, es importante contar con los más flexibles, porque ellos acompañan las contracciones y dilataciones térmicas de la estructura. También no tienen reflejo térmico, reducción acústica, ni protección contra corrosión. Por otro lado, este sistema no necesita ser diluido y resiste al empozado.

  1. Sintética

Alta flexibilidad y buena adherencia son algunas de las ventajas ofrecidas por la membrana sintética. Encontrada en el mercado en forma de pinturas auto niveladoras, su aplicación es más práctica, pues puede ser hecha con rollo o sistema airless. Ella también ofrece reflejo térmico, resistencia a la formación de charcos y no necesita de dilución para ser utilizada.

 

Sin embargo, contiene solventes en la fórmula, lo que resulta en un olor extremamente fuerte. Por ese motivo es esencial la utilización de equipos especiales de protección, además de no ser recomendado el uso en ambientes confinados, como una caja da agua, por ejemplo.

Cuando utilizado en un ambiente confinado, el régimen de trabajo debe ser diferenciado. Eso porque el aplicador solo puede quedar expuesto a este tipo de impermeabilizante por lo máximo 40 minutos, teniendo que descansar por dos horas. Eso significa que tendrá que ser hecho un revezo de aplicadores, aumentando el costo con la mano de obra.

Además de eso, como el solvente evapora cuando alcanza una determinada temperatura, que suele ser 25°C, la impermeabilización irá a perder volumen y masa, resultando en una aplicación con espesor inferior. Esta reducción tiene gran impacto en la durabilidad del sellado y, consecuentemente, de la cobertura.

Los solventes en la fórmula también tornan esta opción no compatible con otras tecnologías. Entonces, por ejemplo, imagine que hay un tejado que fue impermeabilizado con una manta asfáltica a calor y que necesita de reparos. No podrá ser utilizada una membrana sintética, pues ella atacará el producto ya existente.

  1. PU

Entre todos los tipos de impermeabilizantes para coberturas metálicas de los cuales hablaremos en este artículo, la PU es la que exige mayor tiempo entre la segunda mano, 12 horas, y de cura final, 168 horas (7 días). Es decir, además del proceso de aplicación demorar más, el trabajo puede ser perdido caso llueva y no haya dado el tiempo adecuado de cura. También no proporciona reducción de temperatura y resistencia a la corrosión.

Su mayor beneficio, así como las otras mantas, es la resistencia al empozar y el hecho de no necesitar ser diluido. También presenta buena flexibilidad y, por ser comercializada como una pintura auto niveladora, fácil aplicabilidad.

  1. Acrílica

El producto no viene listo para el uso, él necesita ser diluido. Justamente por ser a base de agua, no permite el empozar, una vez que es soluble en agua. Es decir, si llueve, todo el producto se pierde.

Necesita de como mínimo tres manos de aplicación, aumentando así el tiempo de aplicación, la cantidad de producto usado y, consecuentemente, el costo del servicio. La aplicación demora más aún porque el tiempo entre las aplicaciones es de 4 a 6 horas, con eso solamente la aplicación del producto puede llevar más de 18 horas. Contabilizando con el tiempo de cura final, que es de 72 horas, el servicio puede llegar a 90 horas.

Entre los puntos positivos, se destaca la buena adherencia, no siendo exigido el uso de un adhesivo primer. Además de eso, su aplicabilidad es fácil, pues también es ofrecida en pintura auto niveladora.

  1. MS Polymer

MS Polymer de las opciones presentadas, la MS Polymer® es la que necesita de menor tiempo entre las aplicaciones, 1 a 2 horas, y de cura final, 48 horas. Eso significa que la aplicación es más rápida y que la lluvia no representa un riesgo para el trabajo. Además, como este tipo de impermeabilizante cura en contacto con la humedad y forma una membrana que no diluye en agua, el producto no se pierde ni mismo con la lluvia. Su instalación se torna aún más eficiente por ser hecha con un rollo o sistema airless y, como no necesita ser diluida, ya viene lista para el uso.

aplicacion-rr-500-eco

Además de alta flexibilidad y buena adherencia, es la única entre las opciones presentadas a contar con reflejo térmico de 89% y reducción acústica de 10%, lo que representa un mayor confort térmico y acústico. También es la única a proteger contra la corrosión, siendo aprobada para 1.500 horas en salt-spray y 30 ciclos en kerternich.

Uno de sus mayores beneficios es su alta durabilidad. Como contiene adictivos anti UVB en la composición, ese tipo de impermeabilizante cuenta con elevada resistencia al tiempo y agentes climáticos, haciendo con que la vida útil de la cobertura pueda llegar hasta 15 años.

Como ejemplo de este producto, podemos mencionar el impermeabilizante RR 500 ECO, especialmente desarrollado para coberturas metálicas. Después de aplicado, forma una membrana impermeable, adhesiva y de alta elasticidad. Además de todos los beneficios presentados, no contiene solventes, isocianatos y estirenos, siendo amigable al medio ambiente.

¿Cuál impermeabilizante escoger para cobertura metálica?

Para garantizar la vida útil de la cobertura metálica, no es necesario solamente planificar una impermeabilización adecuada, pero ejecutar esta veda con los productos correctos. Escoger impermeabilizantes resistentes a las intemperies y con protección a la corrosión es esencial para evitar patologías. Estimar por ítems con fácil aplicabilidad irá a tornar el trabajo mucho más ágil, asegurando la eficiencia en el cantero de obras.

De todos los tipos de impermeabilizantes para coberturas metálicas presentados en este artículo, la más indicada es la MS Polymer®. Pues, además de haber sido desarrollada especialmente para este tipo de demanda, ella presenta alta durabilidad, agilidad en la aplicación, buena adherencia, protección contra corrosión y ayuda a proporcionar mayor confort térmico y acústico.

¿Quiere saber más sobre cómo el impermeabilizante RR 500 ECO puede contribuir en su día a día? Saque sus dudas y haga un presupuesto.

Banner-RR500-tarja

 

Tags: #cobertura, destaque, consejos, impermeabilización