Anclajes químicos para estructuras metálicas: ¿Cómo escoger lo cierto?

Anclajes químicos para estructuras metálicas

 

Altamente usado para anclajes estructurales, los anclajes químicos para estructuras metálicas proporcionan fuerza por medio de un compuesto químico. La fijación se realiza entre la pared del agujero y el anclaje metálico con el uso de resinas epoxis o a base vinil éster, que tienen alto poder de adherencia después del endurecimiento.

Por eso, son muy usados para la fijación de estructuras metálicas pesadas – como columnas y vigas –  para pegar arranques en las paredes diafragma. El anclaje tiene como objetivo hacer con que la estructura soporte las cargas, estabilizándolos y haciéndolos intacto frente a las altas cargas de tracción y corte.

¿Si usted quiere saber más sobre fijadores químicos y descubrir de cómo elegir el correcto para su obra?, ¡Continúe leyendo!

 

¿Cuándo se usa los anclajes químicos?

Los anclajes pueden ser mecánicos o químicos. El primero, se refiere a los anclajes expansivos y no expansivos. Las limitaciones de este tipo de anclaje son los aspectos de carga y vibraciones, que imposibilitan su uso en algunas situaciones, cuando es factible solo el uso del modo químico.

En el segundo caso, se aplica un pegamento que puede ser usado en alambrones, sistemas inoxidables, barras convencionales, áreas con alto índice de vibración, instalaciones cerca de los bordes, entre otros. Debido a la alta versatilidad, el anclaje químico es muy usado.

Además, los anclajes químicos tienen una mayor capacidad de carga. Se distribuyen a lo largo de la incrustación y desarrollan alta resistencia a la tracción. Su sistema no permite la existencia de fuerzas de expansión, reduciendo al mínimo la posibilidad de falla de la estructura para la fatiga.

También es importante mencionar la alta resistencia a vibraciones –  son capaces de soportar cargas estáticas y dinámicas, sin presentar ninguna falla en el proceso de anclaje.

La precisión de instalación es bien alta, incluso en los casos más difíciles, como cuando se trata de estructuras de techo o subacuáticas. Eso reduce los costos de mano de obra y mantenimiento. Por eso, son indicados siempre que haya la necesidad de resistencia a cargas elevadas.

 

¿Cuáles son los tipos de anclajes químicos para estructuras metálicas?

Existen dos tecnologías principales, una a base de epoxi y la otra, de vinil éster. El primero tiene un tiempo de curado más lenta, por eso es indicado cuando el anclaje necesita soportar cargas más altas. Ahora si la demanda es por rapidez, se recomienda el uso de vinil éster, que presenta un tiempo de curado más rápido.

Además, los anclajes químicos siempre están compuestos de dos elementos – una resina y un endurecedor. La proporción y la forma de mezcla de esos dos elementos depende del tipo de anclaje químico. Existen tres opciones. ¡Vea!

Pote (sistema de premezcla)

Los anclajes en pote cuentan con un precio más asequible, un buen pegado y versatilidad para la obra. Sin embargo, es necesario mezclar manualmente los componentes A y B del producto en el momento de aplicación. La desventaja es que la mezcla de todo el material debe hacerse una sola vez, para asegurar la correcta proporción.

A partir de la homogenización, se inicia una reacción química y el curado. Si es necesario interrumpir la instalación, el pote sigue con el proceso, aunque la mitad de la resina no ha ya sido usada. Debido a eso, puede provocar el desperdicio del material. A continuación, se muestran algunas aplicaciones:

  • Puente de adherencia (unión entre el concreto viejo y concreto nuevo);
  • Recuperación y reparo en concreto;
  • Pegado y anclaje del concreto;
  • Fijación de barandilla;
  • Pavimento de pequeñas espesuras.

 

Inyectable

El anclaje inyectable tiene un pico mezclador estático, que hace la mezcla de los componentes en el momento de la aplicación, sin la necesidad de hacer una previa mezcla como en los anclajes en pote (lata).

De esa forma, se puede obtener una alta productividad y con menor desperdicio de materiales y tiempo. Indicado para anclaje de barras roscadas y alambrones, principalmente en:

  • barandillas;
  • máquinas;
  • portones en estructura de concreto;
  • estructuras metálicas;
  • inserciones metálicas;
  • arranques en paredes diafragma;
  • refuerzo estructural.

 

Ampolla

Viene en dos cápsulas de vidrio, una insertada dentro de la otra: la externa contiene resina vinil éster y carga mineral; la interna, un agente endurecedor. Ella se inserta en el agujero hecho en el concreto y cuando se introduce la varilla roscada, la ampolla se rompe y la mezcla de los elementos se realiza con un proceso curado casi instantáneo.

Promueve de esa forma, el anclaje de la varilla roscada en el concreto con alta precisión. Debido a la facilidad de aplicación y curado altamente rápida, es indicada para altas cantidades de aplicaciones, que sean idénticas y repetitivas.

La diferencia de este proceso es que demanda la colocación de una ampolla a la vez, es decir, no se puede aplicar de forma continua. Esa opción es principalmente usada en:

  • consolas;
  • puentes grúa;
  • bases de antenas;
  • Rejillas de protección;
  • apoyos estructurales;
  • montajes industriales.

 

¿Cómo escoger el anclaje químico ideal?

En primer lugar, debe dimensionarse el anclaje, una vez definido los tipos de cargas (corte, dinámica y tracción). Para eso, usted puede consultar la Recomendación ABECE – Proyecto de Fijaciones con Anclajes Químicos en Elementos de Concreto. A partir de esas informaciones, usted puede definir el anclaje que cumpla con las cargas requeridas en el proyecto.

Otro factor importante a considerarse es el proceso de instalación, como se explicó anteriormente, cada tipo de anclaje tiene sus especificaciones. Por ejemplo, si el proceso de instalación es continuo y con gran cantidad de elementos de anclajes, el tiempo de trabajo es mayor. Por lo tanto, se recomienda el uso de la línea epoxi, que tiene una cura más demorada.

También debe considerarse el tipo de aplicación, o sea, el local donde el anclaje será instalado. A continuación, conozca otras condiciones que deben ser consideradas.

  • ¿Agujero lleno de agua?
  • ¿Agujero húmedo?
  • ¿Agujero seco?
  • ¿Agujero hecho con corona diamantada?
  • ¿Agujero en la vertical u horizontal?
  • ¿Requiere de resistencia al fuego?
  • Temperatura del material base y del ambiente

Por ejemplo, si el agujero es vertical en el techo, se retira la opción de usar un anclaje en pote o ampolla, se debe optar por la inyección.

El clima también es muy importante a la hora de escoger el anclaje ideal, porque el tiempo de curado varía según la temperatura del ambiente: cuanto más caliente, más rápido es el proceso de curado. Como se mencionó anteriormente, la resina de base epoxi presenta un tiempo de cura mayor que de la línea de vinil éster. Por lo tanto, la segunda opción se escoge para lugares con temperaturas más frías, que harán que el tiempo de curado del adhesivo sea más lento. Sin embargo, en las regiones de temperaturas elevadas, el más indicado es el uso del anclaje epoxi porque el tiempo de trabajo es mayor. En este caso, puede realizarse varios agujeros y hacer una línea continua de aplicación.

En altas temperaturas, si se usa el anclaje vinil éster debe realizarse el cambio de pico con cierta frecuencia, que no es rentable. Por eso, la elección del modelo ideal debe tenerse en cuenta, si es necesario un anclaje con mayor o menor tiempo de curado.

Después de elegir el anclaje adecuado, se puede ampliar la dimensión del proyecto y definir las cantidades necesarias. Hard tiene 2 software que ayudan en este proceso, siendo ellos:

  • Hard DesignFix: un software, desarrollado en sociedad con una empresa alemana, que dimensiona con facilidad el sistema de anclaje ideal para una fijación segura según las normas internacionales.
  • HAVS – Cálculo de volumen del anclaje químico: una calculadora online simplifica el cálculo de la cantidad de anclaje a ser usado en el proyecto.

 

¿Cuáles son las normas relacionadas a los anclajes químicos?

Los anclajes químicos para estructuras metálicas son homologados por certificaciones internacionales y por normas nacionales. Eso significa que la calidad es probada por dos instancias, además, por supuesto, de los análisis que se realizan en la misma empresa. Vea abajo quienes son:

  • NBR 15049/2004 — Norma de desempeño para el uso de anclajes químicos, con el fin de lograr una mayor calidad y seguridad en los servicios;
  • Certificación ETA — completa batería de pruebas de anclajes, incluyendo cargas para la aplicación sobre el concreto agrietado, de 20 a 50 Mpa, cargas combinadas de tracción y cizallamiento y distancia del borde entre anclajes y la aplicación en regiones de ondas sísmicas y altos niveles de vibración;
  • certificación F120 — Certificación alemana F120 (Feuerwiderstansklasse), certifica que la fijación fue sometida a una prueba de fuego de 120 minutos sin perder sus propiedades físicas y químicas. De esta manera, soporta 2 horas de ataque de las llamas.

Ahora usted que usted ya conoce todos los detalles e informaciones sobre los anclajes químicos para estructuras metálicas. Como vio, en el contexto de esta tecnología, existen las bases de la línea epoxi y de vinil éster. Para escoger el modelo ideal, necesitamos mirar el anclaje y tener la orientación de especialistas.

Por eso, si usted está buscando soluciones fijar construcciones metálicas, ¡contactase con nosotros! Hard tiene un equipo técnico especializado dispuesto a ayudarle en su obra.